CUANDO ELLA GANA MÁS QUE ÉL

Hasta hace algunos años, los esposos se encargaban de proveer el sustento que cubría las necesidades de su familia , mientras que la esposa se encargaba de estar en casa cuidando a los hijos, cada detalle del hogar y mimando al esposo a su llegada.

Cuando ella gana más que él.

Esto afortunadamente para muchas ha cambiado, las responsabilidades económicas y del hogar se han dividido, los padres se involucran más en las tareas del hogar y en la crianza de los hijos, mientras que las esposas generan igual o más ingresos que ellos.

Cada vez son más las mujeres que están trabajando y logrando alcanzar posiciones importantes dentro de las organizaciones, estamos en una época dónde se esta movilizando un gran aparato comunicacional que busca que las mujeres seamos reivindicadas y vistas de la misma forma que los hombres y que logremos obtener los mismos derechos laborales e ingresos económicos.

Sin embargo este mundo, que hasta hace muy poco, era un mundo de hombres, todavía lucha con la idea de la igualdad femenina, Latinoamérica evidentemente no escapa de esto, y aunque yo considero que hay una gran aceptación de las mujeres en el campo laboral, todavía queda un gran trabajo por hacer, especialmente en el hogar.

Hace unos días conversaba con una amiga en un café sobre el éxito que estaba logrando en su carrera, cómo cada vez estaba siendo más productiva y generando más oportunidades y  mayores ingresos para su familia. Llamó mi atención que en lugar de ser una bendición, esto se ha convertido en un conflicto con su esposo a la hora de la cena.

El no le dice que no trabaje y le reitera que está muy feliz por su desarrollo profesional, sin embargo ella me comenta que nota un cambio en su actitud.

Esto me llevó a pensar si todos los hombres se sienten afectados ante esta situación y llevé el debate a una red social (You Now) y les pregunté a varios hombres cómo se sentirían ellos si sus novias o esposas aportarán más dinero, ninguno admitió que esto lo hiciera sentirse mal o que le afectará, me hizo preguntarme: ¿seremos nosotras, las qué de cierto modo nos sentimos mal por ellos y “percibimos” (imaginamos) este comportamiento?

Esto me hizo ir más allá e investigar las conductas del “nuevo hombre” y en efecto algunos hombres se pueden sentir disminuidos, no el 100%, pero si ocurre que algunos hombres sienten afectado su ego por el cambio de los roles tradicionales.

Ante esto podemos decirle a cualquier hombre que la hombría no tiene nada que ver con los ingresos económicos y  hay otras formas en las que el puede aportar, para fortalecer la estructura familiar, sin embargo esto será una gran lucha con su sistema de creencias, por está razón quise compartirles Algunos tips que quizás pudieran ayudarles a mejorar el conflicto, si están viviendo una situación parecida.

¡AMIGA!

si sientes que esto no está funcionando, siempre puedes pedir ayuda a un especialista, eso puede mejorar 100% tu relación de pareja.

1. Nunca destaques que ganas más que él o lo mantienes. Ni siquiera en una discusión. Ya lo sabe y, hasta que lo asimile, es uno de sus puntos débiles.

2. Hazle sentir grande en otros campos. Especialmente en la parte íntima. Su sexualidad se puede ver afectada por el cambio de roles. Algunos varones van a disfrutar tremendamente de una mujer poderosa pero otros se sienten intimidados. Déjale recordar que sigues siendo tú y que el trabajo queda fuera del dormitorio.

3. Disfruta con él de algún premio que sea posible con tu ingreso. Un viajecito, un capricho, algo nuevo para la casa… siempre que sea para LOS DOS. Le hará sentir que todo está bien y que la mejora económica es para todos .

4. Algunos hombres desarrollan una faceta violenta y agresiva cuando sus esposas se vuelven más exitosas que ellos. Esta patología es una respuesta de dominación por parte del varón. Siente que tiene que someter de alguna manera a su compañera. Cuidado aquí porque, a pesar de entender las causas, NUNCA se debe admitir la violencia de género. Haz la denuncia policial correspondiente.

5. No te sientas culpable por ser más exitosa que él laboralmente. Puede que en el futuro cambien las cosas de nuevo, o no. Disfruta de tu realización personal e incluye a la persona que amas de manera positiva.

6. Puedes echar una mano a tu compañero para que consiga un ascenso o un nuevo trabajo, pero hazlo con tacto. No les es fácil admitir que necesitan ayuda de su compañera a la que, hipotéticamente, debieran proveer, para su desarrollo laboral.

7. Respeta sus iniciativas y sus proyectos. No subordines su espacio a tu éxito.

8. En la intimidad del hogar y, en general, fuera del ámbito laboral, sé simplemente la compañera y cómplice del hombre que tienes al lado. Comparte, acompaña y pide su apoyo, ser la proveedora no te hace invulnerable.

9. Si él no tiene ingresos suficientes, o en absoluto, ahórrale el trago de tener que pedirte dinero. Deja una caja de gastos diarios o comunes, con dinero, para que él pueda administrarse.

10. Nunca, pero nunca nunca, confundas el rol de proveedora con el de jefa o patrona. La pareja se trata de dos que comparten todo, en este caso, más que en ningún otro, reza lo de “No es más quien más tiene”

Muchísimas gracias por leerlo, espero lo puedan compartir y ayudar a alguna amiga, coméntame si tienes alguna experiencia sobre esto e indícame cómo lo manejastes e hiciste que funcionará.

Besos

Kelly

 

 

Logo negro

           

Anuncios

Un comentario sobre “CUANDO ELLA GANA MÁS QUE ÉL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s