¡LLEGÓ LA HORA DE CAMBIAR! #NewLife

¿Sientes qué estás atrapado en tu empleo? ¿Qué la relación amorosa en las que estás te perjudica cada vez más y no puedes salir de ella? ¿Piensas qué cada vez es más difícil vivir en tu país? ¿Crees qué tu situación financiera esta estancada o cada vez es peor? Si es así, tengo esto para ti.

Te tengo un consejo clave: “Sal de tu zona de confort”

 

Cuando visualizas esto piensas, ¿La zona de confort? ¡Será la zona de la inconformidad! porque constantemente me estoy quejando y no soy feliz. Pues te tengo una noticia: estar en una posición que nos disgusta y nos incomoda, quejarnos de esta situación todo el día  y no hacer nada para cambiarla, es sin duda estar atrapado en la zona de confort.

 

¿Qué es la zona de confort?

El concepto es bastante conocido, la zona de confort es aquella donde nos sentimos protegidos, seguros. Abarca todo aquello que conocemos, esos ambientes de los que nos sentimos parte y en donde estamos totalmente a “gusto”.

“Son el conjunto de límites que, sutilmente, la persona acaba por confundir con el marco de su íntima existencia”.

Alasdair A. K. White “From Comfort Zone to Performance Management”

Entonces si sabemos que las cosas no están bien, si tenemos claro que posiblemente nada va a cambiar, ¿porque seguimos allí?- incómodos y apretaditos, por el MIEDO, otro señor que nos limita, el miedo a lo desconocido.

El cambio para algunas personas es sencillo de manejar, los aventureros son libres, se lanzan, se atreven, pareciera que no les da miedo nada, no es así, todos tenemos miedos, es simplemente que ellos aprenden a escucharlo, a convertirlo en su aliado, saben que el miedo esta para indicarles en que puntos deben ser precavidos, no para ser paralizados por él.

Imagínate que estas subiendo una montaña, justo en la parte más alta se desploma el camino que estaba detrás y delante de ti, no puedes retroceder, no puedes avanzar, ¿qué haces? ¿te lanzas al suelo? ¿te paralizas? ¿buscas nuevas opciones?

 

Analicemos las respuestas.

Lanzarte al suelo, no ayudará en nada, desplomarse no es una opción, terminarás lastimado o muerto. Esto es lo peor que te puede pasar, caer al precipicio.

Paralizarte, te mantendrá estable, puedes quedarte allí hasta que alguien te rescate, llorar, quejarte, preguntarle a Dios porqué te ocurre esto a ti, estar allí puede llevarte semanas, meses, años, finalmente morirás de hambre o de sed, puedes desmayarte agobiado, puede caerte una tormenta o una fuerte brisa, si, que mala suerte, y al final de igual modo terminarás cayendo al abismo.

Este parece ser el camino mas obvio, buscar nuevas opciones: muévete, sal de ahí, busca la manera de avanzar, ¡qué es lo peor que te puede pasar?¿caer al abismo? eso no importa, todas las opciones te llevarán a eso igualmente, en cambio lo mejor que te puede pasar es que encuentres el camino otra vez y sigas hacía adelante.

Cuando lo vez desde este punto de vista, parece tan fácil, parece que es solo cuestión de decidir avanzar y ya, lamentablemente en otras circunstancias no funciona así, dar el siguiente paso y saltar de tu zona de confort es difícil, porque da miedo, porque no sabes que pasará y piensas: “… y si todo empeora, y si finalmente me caigo”.

Pues esperando que no leas esto desde un precipicio real y muy alto, te digo algo: si te caes te levantas, si te lastimas te sobas, todo tiene solución.

Cuando decidas salir de la zona de confort se generarán situaciones que no puedes controlar, tendrás que aprender a lidiar con lo nuevo, aceptarlo y asumirlo de forma positiva, esto será clave para avanzar.

 

A veces nos obligan a salir de la zona de confort

Hace como un año, visitó Panamá un motivador colombiano el vino a nuestro país a dar unos talleres sobre la zona de confort, en mi empresa vendimos las entradas de su conferencia, al salir, después de reunirme con el productor, tuve la oportunidad de encontrarme con el motivador en el ascensor.

Estuvimos conversando como 10 min. y en medio de la conversación le dije:”cuando salí de Venezuela, salí de mi zona de confort y aquí estoy luchando, poco a poco he salido adelante, pude con el miedo”, me dijo tu no saliste de tu zona de confort, te sacaron y no la estás manejando, la estás sobrellevando.

Confieso que me desagrado su comentario, pensé: “el no me conoce, a mi nadie me sacó, fue mi elección”. Pero ahora que lo pienso: ¿qué me llevó a tomar esa decisión? sin duda fue la situación social de mi país, yo no me fui por la inseguridad, problemas económicos o por no encontrar medicinas, yo me fui por los valores que cada día se perdían más, por que no quería que mi hijo creciera en ese país que yo desconocía, que no fue el país dónde crecí, efectivamente si lo miras bien si me expatriaron de mi país, si me sacaron de mi zona de confort, que por cierto no era muy cómoda.

Hoy lo reconozco estaba sobrellevando lo nuevo y lo desconocido, pero en medio de esa lucha mi familia y yo hemos avanzado, prosperado, siempre he sido una persona que trata en medida de lo posible de sobrellevar los problemas positivamente, de tener la mejor cara, siempre trato de ver lo positivo y el tiempo me ha enseñado, que siempre hay algo bueno en todo lo malo que me pasa.

Mi afirmación, que la adopte de una de

mis hermanas mayores, es:

Bendigo el bien en esta situación y quiero verlo.

Que algo o alguien te saque a patadas de tu zona de confort, no es malo, siempre y cuando lo veas con los lentes adecuados, con los lentes de la nueva oportunidad, a veces la vida te da ese impulso que necesitas para avanzar, a veces el miedo te tiene tan paralizado que necesitas factores externos para motivarte, para salir adelante, a veces tus están tan cerrados que no vez las nuevas oportunidades, porque te limitas, porque piensas que no es posible.

Todo es posible, no hay limites para ningún ser humano, hoy afortunadamente sabemos dónde estamos,  es cuestión de hacer unos pequeños ajustes, para que nuestro futuro sea diferente, no tengas miedo y haz los cambios, piénsalo, ¿qué es lo peor que te puede pasar?, esa es mi premisa para iniciar algo nuevo y me funciona, me llena de valentía, vale la pena intentarlo, porque lo peor que te pueda pasar, jamás será tan grave como fallarte a ti mismo y permanecer atrapado en una vida que no quieres vivir.

Sí tienes interés por saber más de este tema hazme llegar tu comentario y con gusto hablamos un poco más.

Besos

Kelly Maldonado

 

Otros artículos que pueden interesarte:

embarazada-2
QUÉ ESPERAR CUANDO ESTÁS EMBARAZADA
Cuando ella gana más que él.
CUANDO ELLA GANA MÁS DINERO QUE EL

 

Logo negro

           

Anuncios

4 respuestas a “¡LLEGÓ LA HORA DE CAMBIAR! #NewLife

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s