EMIGRAR A PANAMÁ ¿ES TAN MALO CÓMO CUENTAN?

Desde hace un mes han estado rodando por Internet varias publicaciones de personas que muy amables NO recomiendan venirse a  vivir a Panamá, aquí les cuento que hay detrás de esas historias.

Hoy quiero contarles porque decidí venirme a Panamá, emigrar como ya hemos hablado antes en un tema complicado, hay muchas cosas que debes tomar en cuenta para tomar la decisión y salir de tu zona de confort, entre ellas, contar con algunos recursos para evitar formar parte de las victimas de las organizaciones de trata de blancas, que se aprovechan de la situación de las personas y del país para manipularlas y aprovecharse de ellas.

Pero cuando ya están algunos recursos, pocos o muchos, ¿cómo decidir a dónde irnos? para mi familia fue un tema de muchas noches, no les niego que llegué a comentarle a mi esposo, hasta para Haití me quiero ir, todo está mejor que Venezuela, vámonos y después vemos, pero los que me conocen sabrán que puedo ser un poco explosiva y muchas veces me arriesgo y luego voy manejando las cosas, el como vaya viniendo vamos viendo, pudiera ser mi eslogan.

Pero en ese sentido quien me centra es Miguel, mi esposo, el es más analítico, le da más vueltas a las cosas, mientras yo soy ahora o nunca, el dice vamos a esperar un poco más, vamos a darle la vuelta por aquí, es una fortuna tenerlo, porque sino, no se que sería de mi jajaja, probablemente andaría de mochilera por el mundo.

Migrar para nosotros fue sentarnos (sentarme) todas las noches al llegar del trabajo a revisar en Internet, buscar en Google Maps, la opción de ver la ciudades en 3D, caminar (virtualmente) y conocer las calles de Bogota, Argentina, Uruguay, yo realmente para decidir irnos tuve que hacer una campaña y venderle a mi esposo un país o por lo menos venderle la idea de emigrar.

En ese entonces yo quería vivir en una ciudad pequeña, con pocos habitantes, dónde no nos empujaran en la calles, pensaba mientras menos gente menos inseguridad, Uruguay era atractiva para mi, esa era mi primera opción, comenzando porque no me gustan las ciudades calientes, yo nací en el trópico y viví toda mi vida en un sitio de temperatura bien alta, pero confieso que mi clima favorito no es precisamente el que excede los 20 grados.

Uruguay me encantaba,  porque era un país con mucha gente mayor, donde el ritmo de vida era más lento, yo buscaba algo para criar a mi hijo, mas que para realizarme profesionalmente, cada quién tiene sus motivos, yo buscaba tranquilidad.

Mi esposo muy al contrario de mi, prefiere la playa, ama el sol, su sueño es pasar su vejez en una casa frente al mar, y si, vender empanadas, quién no sueña con eso.

Panamá definitivamente no era un punto medio, yo no pensaba en emigrar para acá, yo revisaba la temperatura y era muy alta, no bajaba de los 30 grados, en todos los foros que leía en Internet decían que era una ciudad caliente y húmeda.

Nuestro punto medio era Costa Rica, cómo les comente antes esa era la primera opción, vinimos a Panamá porque fue al único lugar que encontramos pasajes, para ir a Costa Rica teníamos que esperar más tiempo y algunos compatriotas buscando ayudarnos no metieron miedo, que era difícil, que era muy cara, que los negocios no funcionaban, que el ritmo de vida era muy lento, entre otras cosas basadas en sus experiencias.

Yo les confieso que cuando llegué a Panamá si la sentí muy húmeda, sentí al llegar al aeropuerto que respiraba con dificultad, sólo lo sentí ese día, nunca más me he sentido así, cuando vi sus calles quedé enamorada, fue amor a primera vista, a mi me encantó, recuerdo mirar a la gente esperando los buses, estaba lloviendo y en verdad yo deseaba quedarme, pero solo estábamos a prueba por quince días, para saber si nos gustaba y si nos quedaríamos.

Como les he comentado yo debía regresarme porque tenía que buscar a mi hijo, mi esposo en cambio estaba buscando trabajo, cuando el salía a las entrevistas laborales yo salía a conocer, caminaba y caminaba, no agarraba buses ni taxis, porque aprendí desde muy pequeña, cuando mi papá tenía la agencia de viajes, que los lugares se conocen a pie.

Así me hechizó Panamá, no se cuanto y cuantas veces he caminado a Panamá, aún lo hago, mi regla es que diariamente debo caminar al menos una hora, bajo este sol inclemente, con huecos en las calles, pero camino, pienso, planifico y admiro, mientras camino es mi momento, solo estoy yo, pensando y pensando.

Digamos que diariamente hago turismo en la ciudad que llevo viviendo dos años y medio, pruebo restaurantes, me meto en rincones y en medida de lo posible trato de conocer y meterme en toda su cultura, eso me gusta.

Por eso les digo sino fuera por mi familia, sería mochilera porque descubrí que emigrar me encanta, si fuera por mi cada dos años me mudaría de ciudad… Para  conocer y descubrir una nueva cultura, así soy con los trabajos también cada dos años me quiero cambiar y hacer algo nuevo, no por los trabajos, es por mi…

Al llegar a Panamá nos encontramos a un buen amigo , que nos aconsejaba mientra nos miraba con preocupación, como distante, que lo pensáramos bien, repetía una y otra vez: “es que tienen un hijo(…), es difícil emigrar con un hijo (…), a mi no me ha ido mal, pero ese es mi caso, yo no tengo hijos.”

Otra chica nos preguntó: ¿están seguros de venirse a Panamá?,  a mi me ha ido  bien, pero no es fácil, tengan cuidado piénselo bien, ustedes tienen un chamo.

Me contaban muchas historias en ese entonces, algunas eran experiencias horribles, como para no salir jamás de Venezuela, pero las buenas historias coincidían en algo: tuvo un golpe de suerte  y encontró trabajo y ahora le va muy bien.
Yo recuerdo que escribí en un cuaderno que aun conservo, todos tienen un golpe de suerte después de cierto tiempo, porque mi golpe de suerte no puede ser llegando.

Les cuento esto porque elegir un país para emigrar no es fácil, muchos amigos tratan de contarnos historias, no para asustarnosy  que no decidamos irnos, sino para evitar que pasemos por lo mismo, sin duda ellos lo hacen para ayudarnos.

Sin embargo mi recomendación no es esa, yo no creo en una sola cara de la moneda, no creo que Panamá sea un mal  o buen destino para emigrar, no creo que Haití no lo sea, asimismo pienso que vivir en Venezuela, no está del todo mal.

Todo depende del lado que miremos y como nos sentimos frente a eso, es cierto que para algunos es más fácil que para otros, pero siempre adaptarse y tener buena actitud será determinante, no es suerte, son las decisiones y comportamientos las que determinarán que te vaya bien o mal.

Siempre he creído que los que dejan todo en manos de su suerte son irresponsables, no asumen, si les va a mal no es su culpa y si les va a bien son unos bendecidos y afortunados, no es cierto, bendecidos somos todos, sólo depende que seamos consientes hasta dónde podemos llegar.

Si quieren pueden seguir leyendo historias sobre que emigrar a Panamá es lo peor y que no les irá bien, pero les aseguro que hay gente en este momento llegando a Tocumén, que la otra semana estarán mirando al cielo y agradeciendo a Dios por la oportunidad que le está brindando, así como les aseguro que en ese mismo avión se regresarán otros venezolanos diciendo que Panamá es una porquería y fue lo peor que hicieron. ¡Cada quien decide en que avión estará!

Claro que todos pasamos por altos y bajos, pero eso se maneja con paciencia,  con fe  y con disposición , abierto a asumir nuevos roles, recuerda no hay reto pequeño y cada centavo cuenta.

Esté sábado haré un vídeo sobre que debes tomar en cuenta para elegir el país al que vas a emigrar, suscribanse a mi canal en Youtube para que sean los primeros en ver el vídeo.

2016-04-06 (8)

Serán una serie de vídeos dónde investigaré y explicaré cuales son los requisitos y cómo es el proceso migratorio en cada país de América, por eso extiendo la invitación a que se suscriban, sé que hay gran interés en emigrar y por eso haré una especie de catalogo basado netamente en lo que me cuenten nuestros amigos que viven en estos destinos y confirmaré informaciones, procesos y requisitos en embajadas o paginas oficiales del servicio de migración de cada país.

Si quieres contarme tu historia, para ayudar a nuestros amigos sobre cómo es el proceso de emigración en el país que tu seleccionaste, puedes hacerlo en mi twitter @kellitam o en casi30km@gmail.com, si quieres que sea Anónimo así será.

 

Besos

Kelly Maldonado

Otros artículos que pueden interesarte:

 

blog m
10 ERRORES QUE COMETEMOS AL MIGRAR (Vídeo)
Emigrar con hijos
¿COMO EMIGRAR CON HIJOS? (Vídeo)

 

Logo negro

           

Anuncios

6 respuestas a “EMIGRAR A PANAMÁ ¿ES TAN MALO CÓMO CUENTAN?

  1. Que buena iniciativa esta página. Abrazo. Soy Christian Naranjo, de la Ucsar. Muy bien escrito. Veo que encontraste tranquilidad.

  2. Jajajaja me sentí identificada con eso de las opciones para emigrar y sentarse todas las noches a revisar datos como temperaturas de las ciudades y visitarlas con Google Street. Tenemos un patrón de conducta ¿No? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s